Lo más lindo que hay (Outsider, 2015)


El 17 de marzo de 2015 la editorial digital argentina Outsider publicó mi libro de cuentos Lo más lindo que hay.  Este volumen ganó Mención de honor en el  Concurso Nacional de Narradores Lolita Rubial- Banda Oriental, edición 2014 y Mención en los Premios Anuales de Literatura del Min. Ed. y Cult. (MEC), edición 2014. Se puede descargar  en Outsider y en Amazon  . 
El libro fue presentado por la escritora Leticia Martin en el Espacio Digital de la Feria del Libro de Buenos Aires, 2015.

 El libro se puede leer en e-book, en computadora (pc o mac), en tablet, en celular, Iphone o Ipad y otros dispositivos, para ello se puede elegir el formato que se quiere comprar: mobi (para kindle), epub, pdf, etc. También se puede imprimir para ser leído en papel (son 85 pág. aprox.). Se compra solo con tarjeta de crédito, como la mayoría de las compras de internet y su costo es de 4 dólares.

 Negro Absoluto es el cuento que cierra el volumen. 

Aquí hay más de la presentación en la Feria del Libro.






Ediciones Outsider tiene varias particularidades, la mas llamativa es que es una editorial dedicada solamente a publicar cuentos (cuando todas las editoriales suelen ir en dirección a la novela). No es un proyecto antipapel: alcanzadas las 400 descargas se plantea editar el libro en formato clásico para las librerías argentinas. Es muy interesante el Ideario Outsider


Se puede leer una nota que salió en Página12   aquí 

O si no, lea :

Sábado, 21 de febrero de 2015

OUTSIDER, EDITORIAL DIGITAL ESPECIALIZADA EN CUENTOS
Un puente tendido entre dos mundos

El emprendimiento, que comenzó trabajando con libros impresos, está dirigido ahora al e-book. Con una característica especial: de lo que se recauda por cada título, la tercera parte va a un fondo destinado a una tirada en papel.

 Por Silvina Friera

“Somos digitales, pero no antipapel”, dice Valeria Iglesias sobre el ideario de Outsider, editorial digital especializada en cuentos que nació en 2010 –entonces se proponía publicar un libro impreso con los materiales del ciclo de lecturas homónimo que había empezado a fines de 2007– para tender un puente entre dos mundos: el de la literatura emergente, representada por autores inéditos, y el de la literatura visible, que encarnan los grandes nombres de la escena argentina. El proyecto original, cuando en el imaginario prevalecía sólo la edición en papel, pegó el estirón. En un momento se impuso una pausa destinada a tantear cómo continuar y sobrevivir sin morir en el intento. No es fácil barajar y dar de nuevo. Pero volver transformada tiene su encanto. El formato electrónico viaja más rápido y más lejos. El viaje de esta segunda etapa se inició con La frontera durante (colección Escrituras), una antología de textos de Leticia Martín, Natalia Zito, Analía Medina, Yamila Bêgné, Ana Ojeda y Flavia Pantanelli; Genealogía mamushkas, de Marcos Bertorello, y Usted no está aquí, de López.

“Vivimos en un mundo material y somos escritores materiales, sabemos que todavía hay un fetiche con el objeto imposible de superar tan fácilmente –se lee en www.eloutsider.org–. Además, en ningún momento planteamos una lucha del tipo ‘digital versus papel’. Queremos ser un puente, queremos que el e-book sea una solución sustentable para una mayor difusión de los cuentos y un puente para llegar al libro de papel. Ediciones Outsider es, entonces, una editorial digital que, a través de una cantidad determinada de bajadas alcanzadas por un título en formato electrónico, se propone editar una tirada limitada de colección a modo de festejo por el éxito.” A mediados de marzo se viene otra tanda de e-books, que pertenecen a la colección Estación: Cosmografía general, de Laura Ponce; Haceme lo que quieras, de Flavia Pantanelli; El Conde de la basura, de Jorge Churio, y Lo más lindo que hay, de Pablo Silva Olazábal. En abril arranca una nueva colección por entregas de cuentos uruguayos seleccionados y prologados por Silva Olazábal, con relatos de Felisberto Hernández, Mario Delgado Aparaín y Mercedes Estramil, entre otros. “Teníamos miedo de que nadie quisiera publicar su primer libro por e-book”, reconoce Iglesias a Página/12. “Lo que hacemos con la recaudación, una vez sacados los gastos, es dividirla en tres partes iguales: una parte va a la editorial, otra parte es para el autor y la tercera parte va a un fondo para hacer una tirada en papel. Para la mayoría de las editoriales el e-book funciona como el complemento del papel. Nosotros queremos que el papel termine siendo el complemento del e-book. Cuando tengamos un catálogo con más títulos, nuestra ambición es abrir el mercado a otros países.”

Iglesias subraya que desde el comienzo de Outsider, cuando compartía el rumbo editorial con Enzo Maqueira, se estableció un principio irrevocable: ningún escritor debe pagar por publicar su obra. Los primeros títulos impresos –Antología Outsider y el libro doble Los zumitas, de Federico Jeanmaire, y El silencio del río, de Juan Martín Guastavino– se financiaron con el proyecto de Mecenazgo del Gobierno de la Ciudad. “Cuando se nos acabó la plata, no pudimos seguir la rueda de recaudar y publicar un nuevo libro. Nunca fue la intención no editar más. Paramos para ver cómo seguir. Pasó un año y medio sin hacer nada, hasta que me crucé con Francisco Cascallares y Jorge Churio y les dije que quería hacer algo diferente. Y se nos ocurrió la edición digital. Queremos que Outsider sea rentable, pero todavía no lo es.” Aunque se prefiera el papel entre escritores y lectores, Iglesias es optimista respecto del futuro. “En Argentina me parece que estamos un poco atrás, pero en Chile y Brasil hay mucho consumo de e-book. En realidad todos leemos en digital, aunque haya cierta resistencia en cuanto a los libros. Si nuestro catálogo empieza a ser de calidad y sólo se consigue en formato digital, puede funcionar. Es una apuesta que estamos haciendo.” Apostar no es sinónimo de improvisar, un malentendido que suele generar muchos cortocircuitos. Outsider firma con los autores un acuerdo de edición digital por cinco años. “Todavía no podemos pagar adelantos, pero sí pagamos un porcentaje de las ventas”, aclara la editora y agrega que el e-book cuesta 34,99 pesos y las descargas varían entre 100 a 200, según el libro.

“El proceso de edición de un e-book, desde que llega el material hasta que se maqueta el .epub o .mobi, los formatos que leen los e-reders, es muy similar al de un libro de papel –explica Iglesias–. Recibimos el material y lo trabajamos con el autor. Siempre hay un editor a cargo de cada libro. Podemos ser Francisco o yo o alguien a quien le pagamos por el trabajo. Este proceso implica elegir los cuentos, elegir el orden, elegir un nombre para el libro, si es que el que nos presentaron no nos cierra. Paralelo a esto, cada editor escribe una suerte de contratapa, que luego utilizamos para las tarjetas físicas que vendemos en las presentaciones, para que la diseñadora trabaje en las tapas. Cuando el libro ya está editado, se lo pasamos a un corrector. Y finalmente, no se necesitan maquetas ni pdfs para mandar a imprenta, el proceso de armado de un e-book se hace a partir de un archivo de Word. La edición digital no creo que sea muy diferente de la edición en papel. Lo único que cambia es el tema de tratar con la imprenta, ir a revisar las galeras antes de que se imprima el libro, buscar los libros y distribuirlos.” Outsider –nombre que significa “el que viene de afuera”– regresa a pura descarga.